Las historias de Said, Jonatan o Walter se pueden cruzar en nuestras vidas y nos pueden poner en un aprieto.

Pero no son ellos los protagonistas de estas tres historias; los protagonistas son aquellos que se encuentran ante la contradicción que supone tener que tomar una serie de opciones personales frente a aquellos que son excluidos de nuestro modelo de sociedad...





Laberinto es un proyecto de tres cortometrajes que pretende poner de manifiesto las contradicciones que como ciudadanos vivimos en la sociedad.

Son tres historias de perdedores que tienen muy poco que decir ante la situación de injusticia que sufren, frente a los ganadores, que por acción o por omisión asumen su papel de eslabón de la cadena que garantiza que todo siga igual para ellos.

 

Con otros ojos Con los lápices que me regaló La vida de Walter

Es la historia de un encuentro con la persona que hay detrás de cada inmigrante...

La lógica y el poder de la razón, los miedos y los prejuicios sociales, los discursos aprendidos, frente a la utopía, a la justicia y al deseo de un mundo en el que todos los seres humanos puedan vivir dignamente independientemente de su origen.

 

A veces solo hace falta querer darse cuenta de que nuestro pequeño grano de arena que contribuye a la injusticia Norte-Sur y que garantiza nuestro estado del bienestar nos hace cómplices de sus consecuencias.

Quizá entonces no sería necesario 'ayudar a los pobres', porque habríamos acabado con las injusticias que los fabrican.

Walter Montgomery es un diseñador que triunfa en el mundo de la publicidad. A través de sus anuncios nos introduce en la irracionalidad de la sociedad de consumo y del bienestar.

Muestra de forma cínica como con nuestras decisiones de todos los días somos cómplices del sistema que crea las injusticias, por el simple hecho de no tener espíritu crítico.

Un solo mundo, producciones sociales